Los Encierros, objeto de atención mediática universal, es el mayor de los atractivos turísticos de nuestra tierra desde que el Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway escribiera su novela ‘Fiesta’ (1926).

Pero ya años antes, Pablo Sarasate dio a conocer los Sanfermines por el mundo. El conocido como ‘fenómeno Sarasate’, que además de provocar un enorme entusiasmo en los escenarios musicales de toda Europa y de Norteamérica, consiguió un reconocimiento internacional a escala general (portada de Vanity Fair, inspiró novelas de Sherlock Holmes, etc) en las últimas décadas del siglo XIX y principios del XX. Hoy sus composiciones siguen siendo interpretadas por reconocidos violinistas.

Hace unas semanas en la cuesta de Santo Domingo, los músicos de la Orquesta Sinfónica de Navarra, que fundó Pablo Sarasate, vestidos con el traje de concierto y sus instrumentos musicales en mano simularon correr el encierro delante de una manada muy singular – compuesta por timbales y contrabajos  – y también se convirtieron en espectadores.

Un equipo de producción de diez personas tomó las fotografías realizadas desde un balcón en las que se reconoce una toma habitual de los encierros. El montaje de tres imágenes – corredores, instrumentos y público- han sido los componentes de una imagen divertida y desenfadada firmada por Estudio Fotográfico Pujol.

Fotografia Orquesta Sinfonica de Navarra