pastrana3

 Guillermo Pastrana ;“Quiero desarrollar y disfrutar mi carrera paso a paso, in crescendo, con constancia”

  • Violonchelista invitado de la Orquesta Sinfónica de Navarra en el 8º concierto de ciclo de la temporada 2015-2016

17/02/2016.- Es tenaz y con las ideas muy definidas desde niño, lo que le ha permitido ser uno de los violonchelistas más reconocidos de España. Los días 11, 12 y 13 de febrero, Guillermo Pastrana (Granada 1983) fue solista invitado de la Orquesta Sinfónica de Navarra interpretando una obra de Shostakovich dentro del concierto de ciclo de la temporada 2015-2016. Un concierto, dirigido por Shao-Chia Lü, que se completó con composiciones de Rossini y Brahms.

¿Cuándo empezó con la música?

A los 6 años. Mi madre, que es pintora y escultora, tenía decidido que todos sus hijos estudiarían música. Yo soy el pequeño de tres y crecí con la música clásica y los instrumentos. Una hermana es soprano y otra violinista… así que los tres nos dedicamos profesionalmente a la música. Mi padre es el único que no se mueve en el mundo del arte. Es profesor y psicopedagogo. Él siempre dice: “soy el único realista de la familia”.

¿Y cómo eligió el violonchelo?

En realidad fue una elección de mi madre que le encantaba este instrumento. Pero en cuanto empecé a tocarlo me pareció su sonido tan bonito que me quedé con él para siempre.

¿Cómo fue su formación?

Terminé COU y me matriculé en Arquitectura. Hice primero pero vi que no podía con las dos cosas. Y elegí el cello. Me fui a Luxemburgo donde trabajé un año intensivo con Jean Halsdorf (Luxemburgo) y después seguí en Alemania con Gustav Rivimius y Basilea con Ivan Monighetti. Salir de Granada fue duro al principio, pero tenía claro que los países para formarme estaban en Centroeuropa. Ahora vivo en Suiza por la misma razón. Un solista tiene que estar en Centroeuropa, cerca de Alemania, Austria, Francia…

¿Recuerda su primer concierto?

A los 12 años fue mi primer concierto en el que hice un solo con la orquesta del conservatorio de Granada. No tiene gran relevancia como curriculum profesional pero para mí fue muy importante.  Después ha habido otros conciertos importantes como solista con The World Orchestra, la Orquesta de RTVE, Filarmónica de Medellín, Sinfónica de Chile, Orquesta di Sanremo, Orquesta de Córdoba, Sinfónica de Castilla y León, Sinfónica de Galicia, Filarmónica de Málaga, Orquesta Ciudad de Granada o Sinfónica de Navarra y otros países de Europa como Alemania, Luxemburgo, Suiza, Italia, Eslovaquia. y de Asia.

¿Cuándo decidió entre ser solista o formar parte de una orquesta?

Probé todo y fue un proceso natural. He formado parte de orquestas, como la JONDE (Joven Orquesta Nacional de España), la Joven Orquesta de la Unión Europea… y han sido vivencias muy enriquecedoras. Pero ya cuando estuve en Alemania mi profesor insistía en que tenía características para ser solista, que tenía sonido de solista y mi camino se fue perfilando. A los 19- 20 años ya tenía muy claro lo que quería ser: solista y maestro como las grandes figuras de la música.

¿Maestro?

Sí. Las grandes figuras de la música, como Rostropovich, han sido maestros de nuevas generaciones. Es una faceta en la que estoy interesado y que ya estoy desarrollando. Imparto clases magistrales en España (Orquesta Joven de Andalucía) y en el extranjero, como en la Universidad de Música y en la Academia Orquestal de Medellín (Colombia); el verano pasado estuve impartiendo una master class en la Academia y Festival Internacional de Sighisora (Rumanía), de la que soy profesor invitado y artista residente, y seguramente, si mi agenda lo permite, repetiré este año. También quiero hacerlo en España.

¿Un sueño por cumplir… tocar con alguna orquesta, ser dirigido por… ?

Tengo una visión de mi carrera a largo plazo, pero quiero desarrollarla y disfrutarla paso a paso, despacio, in crescendo, con constancia. Me resulta mucho más interesante la calidad que la cantidad. El arte es como Sísifo (el eterno trabajador de la mitología griega castigado a subir una roca a la cima de una montaña una y otra vez) cuando te crees arriba ves que no.

¿Cómo se define como chelista?

pastrana 2Mis talentos más que técnicos son de interpretación de la obra: la musicalidad y la expresividad. Técnicamente tengo que seguir puliendo porque se puede aprender y trabajo mucho para conseguirlo. Diariamente toco 8 horas y cuando tengo algún compromiso, 4 horas.

¿Qué cello toca?

Hasta la fecha sigo tocando con cellos cedidos. Desde hace mes y medio toco con uno cedido por un coleccionista privado suizo, un Rogeri de 1690; el anterior fue un Bernardel de siglo XIX. He probado muchos violonchelos gracias a un amigo suizo que es luthier. Mi ilusión es tener uno en propiedad pero es una decisión muy cara. Hablamos de una inversión del entorno de 200.000 euros.

¿Y es una inversión necesaria?

Sí. He tocado con muchos cellos diferentes y eso también es bueno para aprender porque te obliga a adaptarte y esforzarte. Tener un gran cello no es sinónimo de tocar mejor. Sin embargo, con el nivel técnico y de madurez que ya he alcanzado, sí puedo sacar lo mejor de un gran instrumento como el Rogeri o el Stradivarius.

¿A quién admira?

Los violonchelistas que más admiro son Rostropovich y sus predecesores. Me identifico más con celistas del pasado que del presente.

¿Qué le ha aportado el cello, la música a su vida?

La música es un complemento en la formación como persona, te desarrolla de otra manera, aprendes a interactuar con la sociedad, aporta mecanismos de comunicación, tocar en grupo aporta poder telepático para entenderse entre todos, a nivel sensorial estimula mucho. En mi opinión la música debiera ser una asignatura obligatoria porque desarrolla otra sensibilidad. Además de aportarme todas esas cualidades, luego convertí el cello en mi hobby y ahora es el eje sobre el que he construido mi vida.

¿Le gusta tocar otros estilos, además de música clásica?

Tocar no, sólo toco clásica, pero escuchar sí. Paco de Lucia, Morente, mucho flamenco. Pero también oigo The Doors, Led Zepellin, mucho rock.

¿Y los rockeros son espectadores de la música clásica?

También los hay. Pero en ese terreno es necesario que se trabaje desde el ámbito familiar y    desde el escolar; los profesores tienen una labor importante. El otro día, al terminar el primer concierto en Baluarte, vinieron a mi camerino un profesor de música con sus alumnos de violonchelo. Le di la enhorabuena por llevarles al concierto, por hacerles vivir esa experiencia que nunca se les olvidará. Es la mejor manera de aficionar a la música clásica.

¿Otras acciones de difusión?

Publicidad, conciertos didácticos, programación variada todo es bueno para fomentar.

¿Qué compromisos tiene en su agenda?

En marzo tengo conciertos en la Maestranza de Sevilla, en abril en el Ciclo de Música Contemporánea Fundación BBVA de Bilbao, luego Rumanía, Alemania, Inglaterra

Es la segunda vez que interpreta con la Orquesta sinfónica de Navarra. ¿Qué tal ha sido el reencuentro?
Estupendo. Estuve hace dos años y ya tuvimos un buen feeling. Ahora efectivamente ha sido un buen reencuentro con los celistas, contrabajistas Es una orquesta con unos músicos muy activos, dinámicos, involucrados. A algunos también los conozco de tocar en la JONDE, al concertino Yorrick Troman que antes estaba en la Orquesta Ciudad de Granada

¿Por qué ha elegido interpretar a Dmitri Shostakovich (1906-1975) Concierto para violonchelo nº. 1, en Mi bemol mayor, Op. 107?

Es una obra elemental para todos los chelistas. Además, para mí tiene mucha carga emocional porque fue la obra con la que debuté en Madrid hace 8 años. Llevaba dos años sin tocarla y me he quedado muy satisfecho.

¿Es Shostakovich su compositor preferido?
Mi preferido es Bach.

 

La crítica de la prensa local ha dicho de la interpretación de Guillermo Pastrana en el concierto:

En el Concierto para violonchelo y orquesta número 1 de Shostakovich, el violonchelista tiene que enfrentarse a retos técnicos de extraordinaria magnitud y a unos movimientos centrales en los que debe calcular muy bien el fraseo; la obra no pide grandes arrebatos, pero la música necesita cierto grado de expresividad. El violonchelista Guillermo Pastrana hizo una labor muy bien medida. No se arrugó ante las dificultades técnicas y supo captar la histeria de los movimientos extremos, pero reservó lo mejor para los dos movimientos centrales, llenos de tensión y de una emoción contenida que resultó exacta para transmitir el carácter de la obra. Xabier Armendáriz. Diario de Navarra.

 

Pastrana es un solista de alto nivel. Su violonchelo posee un sonido muy poderoso, extensivo y siempre muy hermoso, incluso en esos tramos agudos de presión cerca del puente; sin abandonar nunca el matiz penumbroso del instrumento, dentro de su claridad. La entrada, con esas notas tan rotundas, ya marcaron el carácter decidido, personal, de apropiación total de la obra por el intérprete. Del segundo movimiento, destaca los comedidos y muy hechos glissandi, sin exagerarlos, lo justo para aportar al instrumento ese matiz de voz humana, que va desde cierta imitación al quejido, hasta los pianísimos adelgazados hasta el silencio”… Del tercer tiempo afirma que es una exhibición de registros, desde los cóncavos graves a los sonidos inventados para esta partitura. Y, añade, y el final, vuelve a la tensión extrema. Teobaldos. Diario de Noticias.

 

 

El domingo 14, un satisfecho Guillermo Pastrana voló a Suiza, vía Barcelona, con dos pasajes. Uno su asiento y el otro lo ocupó su gran amigo, el violonchelo.